Change to English MAIN MENU

La Vida en Cristo

La Familia En El Plan De Dios

Reflexión Bíblica: Lc 2, 41-52

El cuarto mandamiento encabeza la segunda tabla. Indica el orden de la caridad. Dios que quiso que, después de El, honrásemos a nuestros padres, a los que debemos la vida y que nos han transmitido el conocimiento de Dios. Estamos obligados a honrar y respetar a todos los que Dios, para nuestro bien, ha investido de su autoridad. (CIC 2197)

La comunidad conyugal está establecida sobre el consentimiento de los esposos. El matrimonio y la familia están ordenados al bien de los esposos y a la procreación y educación de los hijos. El amor de los esposos y la generación de los hijos establecen entre los miembros de una familia relaciones personales y responsabilidades primordiales. (CIC 2201)

Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos en la fe, en la oración, y en todas las virtudes. Tienen el deber de de atender en la medida de lo posible, las necesidades materiales y espirituales de sus hijos. (CIC 2252)

“La comunidad política tiene el deber de honrar a la familia, asistirla y asegurarle especialmente:

  • la libertad de fundar un hogar, de tener hijos y de educarlos de acuerdo con sus propias convicciones morales y religiosas;
  • la protección de la estabilidad del vínculo conyugal y de la institución familiar;
  • la libertad de profesar su fe, transmitirla, educar a sus hijos en ella, con los medios y las instituciones adecuadas;
  • el derecho a la propiedad privada, a la libertad de iniciativa, a tener un trabajo, una vivienda, el derecho a emigrar;
  • conforme a las instituciones del país, el derecho a la atención médica, a la asistencia de las personas de edad, a los subsidios familiares;
  • la protección de la seguridad y la higiene, especialmente por lo que se refiere a peligros como la droga,la pornografía, el alcolismo, etc.;… San Juan Pablo II, FC 46 (CIC2211)

Preguntas para discusión/reflexión:

  • ¿Qué sentimientos nacen en ti cuando hablamos de la familia?
  • ¿Qué recuerdos tienes de tu familia de origen?
  • ¿Cuáles son tus dificultades con tu familia? ¿Cómo pueden resolverse?
  • Expresa tu opinión sobre alguno de los puntos que menciona San Juan Pablo II (cf. CIC 2211).
  • ¿Crees que el matrimonio y la familia están al frente de la urgencia pastoral de la Iglesia hoy más que nunca? ¿Qué podemos haceer?

Lectura adicional: Catecismo de la Iglesia Católica, números 2052-2195 .