Change to English MAIN MENU

La Celebración del Misterio Cristiano

La Misericordia, El Pecado y la Comunidad Humana

Reflexión Bíblica: Jn 4, 4-30

El evangelio es la revelación, en Jesucristo, de la misericordia de Dios con los pecadores (cf. Lc 15). El ángel anuncia a José: “Tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1,21). Y en la institución de la Eucaristía, sacramento de la redención, Jesús dice: “Esta es mi sangre de la alianza, que va a ser derramada por muchos para remisión de los pecados” (Mt 26, 28). (CIC 1846)

Como afirma S. Pablo, “dónde abundó el pecado, sobreabundo la gracia” (Rm 5, 20) (CIC 1848)

El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero de Dios y para con el prójimo a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana… (CIC 1949)

El pecado mortal destruye la caridad en el corazón del hombre por una infracción grave de la ley de Dios: aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza, prefiriendo un bien inferior. (CIC 1855)

El pecado venial deja subsistir la caridad, aunque la ofende y la hiere. (CIC 1855)

Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: Es pecado mortal lo que tiene como objeto una materia grave y que, además, es cometido con pleno conocimiento y deliberado consentimiento. (CIC 1857)

Donde el pecado pervierte el clima social es preciso apelar a la conversión de los corazones y a la gracia de Dios. La caridad empuja a reformas justas. No hay solución a la cuestión social fuera del Evangelio. (CIC 1896)

“Dios nos ha creado sin nosotros, pero no ha querido salvarnos sin nosotros” San Agustín, serm. 169 11,13. (CIC 1847)

Preguntas para discusión/reflexión:

  • ¿Qué podemos nosotros aprender de la lectura del Evangelio de la Samaritana (Jn 4,4-30)?
  • ¿Cuándo te confiesas, tienes una experiencia real y viva del perdón de Dios? Explica.
  • ¿Cuál es tu actitud frente a los pecados veniales? ¿No les das importancia y simplemente los ignoras o los consideras al mismo nivel de los mortales?
  • San Juan Pablo II escribió la encíclica “Dios es rico en misericordia”. ¿Cómo sientes tú que Dios ha sido misericordioso contigo?
  • ¿Cómo crees que tú has contribuido al bien común de la sociedad? ¿…de tu trabajo? ¿…de tu comunidad?

Lectura adicional: Catecismo de la Iglesia Católica, números 1846-1948.