Change to English MAIN MENU

Unción de los enfermos

Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los sacerdotes, la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado, para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo, y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios. CIC # 1499.

Comunion Para Los Enfermos Y Confinados A Su Hogar.

Cuando a un miembro del Cuerpo de Cristo le sea imposible participar en la Liturgia dominical por enfermedad o edad avanzada, el ministro extraordinario de la Sagrada Comunión se convierte en un enlace vital entre la comunidad parroquial y el miembro que está hospitalizado o confinado a su hogar.

Es deseable que las visitas a los enfermos y confinados a sus hogares se hagan inmediatamente después de la Misa dominical, para mantener el enlace entre la celebración parroquial y la persona enferma. Lo mismo se aplica a las celebraciones de la semana, provisto que la parroquia tenga suficientes ministros. Cuando la Comunión se lleva de la Misa al enfermo o confinado, el momento apropiado para el diácono, acólito o ministro extraordinario de salir, es después de la Comunión del pueblo.

La Parroquia a través de sus sacerdotes y de los ministros extraordinarios de la Comunión procura llevar semanalmente al Señor Jesús Sacramentado a aquellos miembros de la comunidad parroquial que están enfermos.

Por favor, póngase en contacto con la oficina de la parroquia si alguien está en necesidad de la Unción de los Enfermos y la persona que está en casa.

Si la persona en necesidad de la Unción de los enfermos esta en el Hospital por favor póngase en contacto con el Departamento de Pastoral de que el Hospital.

La mayoría de los hospitales dentro de la Arquidiócesis de Miami tienen un Capellán católico.